martes, 16 de marzo de 2010

MITOS Y REALIDADES SOBRE LA CULEBRA CIEGA, MORRONA O BACHAQUERA

 

La naturaleza, que es la más estupenda universidad y el más perfecto de los laboratorios que conozco, nos ofrece en su gran diversidad de especímenes animales, vegetales y minerales, un acontecimiento verdaderamente milagroso.

Hoy, deseo documentarles con mayor amplitud acerca de una especie, poseedora de imponderables virtudes curativas, como es la “Culebra Bachaquera”.  Que por su alto valor en calcio y estabilizadores, es muy utilizada en la medicina natural o “alternativa” para tratar enfermedades ya sean a nivel óseo o muscular. ¡Y hasta tiene un uso esotérico muy efectivo!

clip_image002

Nombre Científico: Blanus Cireneus.

También conocida como: Culebrilla Ciega, culebra morrona o culebra dos cabezas, aunque en los Llanos venezolanos es muy bien conocida como: “Culebra Bachaquera”, por el ambiente en el que se desenvuelve; ya que dicho espécimen habita en los nidos de los bachacos, de los cuales se alimenta, manteniendo de esta forma el equilibrio en la población de los insectos antes nombrados, al comerse a los más viejos y enfermos y aquellos que osan invadir su refugio. En algunos lugares, como en el Estado Guárico, Venezuela, la consideran “la reina de los bachacos”.

De la familia de los Anfisbénidos, estos reptiles viven adaptados a la vida subterránea y presentan un aspecto parecido a la lombriz de tierra, teniendo la peculiaridad de “andar por los dos lados” (significado del nombre de la familia). La forma cilíndrica y anillada de su cuerpo, (he podido contar hasta 325 anillos en una culebra de 62 cm.) le brinda la capacidad de desplazarse hacia adelante como hacia atrás. De medidas diametrales casi uniformes, presenta ojos reducidos, que aparecen como pequeñas manchas negras debajo de la piel. Podemos encontrarlas de variados colores de hasta 62 cm., de largo y de un peso aproximado de 250 a 300 gramos.

Las conozco de diversos tamaños y colores, como las de color marrón, de allí el nombre de Morrona, las hay también blancas y pintadas.

clip_image002[18]Se han creado muchos mitos acerca de esta culebra, uno de los más resaltantes es que tiene dos cabezas y que es agresiva y venenosa, dicho quizás por el gran parecido existente entre la cabeza y la cola, pero con la simple interpretación de sus movimientos se puede deducir que esta es una forma de defensa ante sus depredadores.

Totalmente inofensiva y si observamos detenidamente la imagen, podemos advertir la diferencia existente entre la cabeza y la cola, pues la primera muestra una forma un poco más alargada y achatada, que la segunda.

 

Hay quienes creen que una de sus variedades -específicamente la pintada-, al ser ingerida con algunos licores o bebedizos, produce la enfermedad conocida como carare o vitíligo, dicho quizás por los colores que presenta.

Imagen028

 Se hallan diversas formas de aprovechar las propiedades curativas de la Culebra Morrona y por tanto diferentes modos de preparación. Dependiendo de la afección y del tipo de paciente a tratar, se elaboran bebidas o fricciones a base de licores, que varían en su contenido, en grados de alcohol, con plantas, en aceites o pulverizadas.

Alguna de sus fórmulas guardan cierto misterio en su preparación, otras tienen un uso que despertaría la curiosidad de quien le guste explorar el mundo de lo esotérico; más todas, con una efectividad comprobada. Les invito, muy cordialmente a continuar explorando el enigmático  y apasionante mundo de la naturaleza.  Hasta la próxima!